Higiene Vocal

Algunas de las acciones que ayudan a nuestra salud vocal, que deben ser tomadas en cuenta, pueden ser:

Higiene vocal: Pautas generales de cuidado de la voz

• Tratar de mantener una buena salud en general, teniendo una cantidad adecuada de descanso

• No tener una fonación a excesiva potencia: no hablar muy fuerte y sobre todo gritar.

• Mantener nuestras cuerdas hidratadas; los pliegues vocales necesitan estar lubricados con una capa delgada de mucosidad para poder vibrar eficientemente. La mejor lubricación puede lograrse tomando bastante agua.

• No utilizar una tesitura inadecuada: no hablar con un tono que no corresponde a la laringe del sujeto (generalmente el hablar más grave de lo que sería natural).
• Antes de cantar es prudente ingerir alimentos livianos, dando tiempo a completar la digestión de estos.

• La función vocal, sobre todo en el canto, implica un intenso desgaste energético, por lo que las dietas deben ser básicamente proteicas para dar fuerza y valor al tono muscular.

• Es conveniente limitar las comidas picantes o excesivamente condimentadas.

• Durante los períodos de actuación, todas las bebidas frías deben eliminarse, recomendando ingerir pequeños sorbos de té tibio con limón y azúcar antes de cantar.

• Hacer actividad física. Entre los deportes recomendados está la natación, remo, gimnasia, etc., tratando de evitar los deportes violentos.

• Es imprescindible crear el hábito de ejercitar la voz unos minutos antes de ensayar o actuar, especialmente de mañana, puesto que es necesario calentar la musculatura de la misma manera que lo hace un atleta.

• No es aconsejable el carraspeo persistente o aclaramiento de la garganta que normalmente se produce por la necesidad o hábito de limpiar la laringe de moco. Esto lleva a procesos de irritación debido al contacto brusco de las cuerdas vocales, pudiendo evitarse con una deglución que permite a la laringe relajarse. También se pueden tomar pequeñas cantidades de agua para limpiar e hidratar la mucosa faríngea.

• Aclarar la garganta y toser con fuerza es sumamente traumático para nuestras cuerdas vocales; hay que evitarlo lo más posible.

• Deben evitarse los cambios bruscos de temperatura.

• Evitar en lo posible el abuso del habla. Procurar siempre el ahorro vocal fuera del trabajo. Los fines de semana son particularmente importantes a este respecto.

• Suprimir, en la medida posible, el fumar, ya que afecta las vías respiratorias; se debe tratar de bajar el nivel de estrés, el nerviosismo y la tensión.

• Consultar periódicamente al otorrinolaringólogo (si conocen uno avisen).

• Buscar un tiempo de reposo vocal. El reposo es necesario pero relativo, todo músculo que no se ejercita se atrofia: no hablar mucho, pero sin dejar de hacerlo.

• No gritar, no forzar la voz. Esta debe salir naturalmente sin el menor esfuerzo, permitiendo que se relaje el cuerpo, cuello, quijada y cara. Mantengamos un patrón de fonación suave, continua y con una articulación clara.

• No hablar de prisa. Se recomienda tomar pequeñas respiraciones al hablar en largas oraciones.

• No hablar en voz baja, pues ello supone un complicado sobre esfuerzo vocal.

ESTUDIO DE GRABACIÓN PROFESIONAL

• Mejorar, en la medida de lo posible, la ventilación, grado de humedad y temperatura de nuestro lugar de trabajo, así como evitar el ruido excesivo en el mismo.
• Llevar una vida sana. Dormir ocho horas diarias y comer bien.

• Beber abundante agua, preferiblemente a temperatura ambiente. Si hay mucha sequedad, se debe usar un humidificador.

• Tener cuidado de no hablar demasiado alto en un local donde haya mucho ruido o la música suene muy fuerte. Forzar la voz o gritar para que nos entiendan estos ambientes es nefasto para la voz.

• Nunca tratar de cantar cuando se está enfermo y exista dolor de garganta al tragar.

• Se recomienda estudiar durante periodos cortos de tiempo varias veces al día y no estudiar mucho tiempo seguido sin la debida regularidad y concentración.

higiene vocal

higiene vocal

• Se debe comenzar a cantar cada día haciendo ejercicios previos de calentamiento, tanto físico como vocal.

• No forzar nunca las cuerdas vocales, ni al hablar ni al cantar, especialmente en el registro agudo. Buscar siempre una sensación natural, armoniosa y placentera en la voz.

• Controlar el consumo de bebidas que contengan cafeína, ya que este tiene un efecto diurético y deshidrata el tejido de las cuerdas vocales.

• Evitar en lo posible, las bebidas alcohólicas, ya que produce deshidratación en las mucosas y lleva a disminuir la sensibilidad que conlleva al abuso de la voz. El exceso de alcohol conduce, a largo plazo, a la atrofia de las cuerdas vocales.

directorio de cursos